Enamórate del Problema, No de la Solución.

Hace un par de semanas tuve la gran dicha de sentarme a conversar con el señor Uri Levine, co-fundador de Waze. Como ya todos sabemos, Waze es una aplicación social de tránsito en tiempo real y navegación asistida por GPS. Fue una aplicación tan exitosa que luego de rechazar una oferta de compra de Facebook, Google completó la adquisición de ésta en $966 millones de dolares.

 

Al sentarme con él, y sabiendo que en un país como Guatemala con 21 millones de teléfonos celulares activos el ochenta por ciento de los mismos utiliza su aplicación, una pregunta saltaba en mi cabeza: ¿De qué manera puede alguien llegar a confeccionar una aplicación que sea tan aceptada por todo el mundo? Su respuesta fué tan sencilla que incluso la llevaba impresa en su t-shirt: “Enamórate del problema, no de la solución”.

 

La pasión con la que el Uri repite este mantra, no deja lugar a dudas que es un valuarte sobre el cual ha cimentado sus proyectos de vida. Él mismo lo explica al asegurarlo insistentemente… debemos enamorarnos del problema, no de la solución. Argumenta que es necesario sentirlo hasta el punto de estar todo el tiempo enfocados precisamente en aquello de lo que todo el mundo huye. En lo que a todas las personas les causa dolor de cabeza. Mientras estemos enfocados en resolver un problema que sea digno de ser resuelto, lógicamente seguiremos motivados hasta lograrlo.

 

A veces pensamos que podemos batallar con el asunto en cuestión de varias formas al mismo tiempo y así vencerlo y ya no tener que lidiar con él. Pero ésto únicamente lo silencia por un tiempo hasta que vuelve a surgir y con más complicaciones que antes. En realidad solo debemos de reconocer la raíz principal del mismo para utilizar nuestras herramientas en contra de ella. Así, sin darnos cuenta, un día lo habremos domado y lo estaremos utilizando para nuestro beneficio y el de nuestros clientes, incluso mejor que cualquier persona que tenga la intención de resolverlo.

 

Una parte fundamental de este modus operandi, es el comprender en realidad quienes son los usuarios y principalmente, su percepción del problema. A veces queremos resolver nuestro propio conflicto y este puede no ser interesante a los demás o no ser el mismo conflicto que les agobia. Pero si encuentras a un grupo de personas con la misma percepción de un problema, todo se vuelve interesante. Se abre una enorme gama de posibilidades nuevas para resolver algo de mucho impacto.

 

Agregó que  lastimosamente en Latinoamérica descubrió que la gente teme fracasar, y que si tememos a fracasar ya hemos fracasado en realidad pues no lograremos esforzarnos igual. Asi que nuevamente me hizo la invitación a que adoptemos este principio para nuestro diario vivir: “Enamórate del problema, no de la solución”.

 
Alex Arevalo

Alex Arevalo

Director de Contenido / Analista de Datos

 

Oct13, 2015